Lecciones de Natación: 10 cosas que los padres deben saber

Cada día, alrededor de 10 personas mueren ahogadas. Las clases de natación no pueden prevenir todas esas muertes, pero pueden prevenir muchas de ellas. Un niño no necesita ser capaz de nadar en mariposa o de dar volteretas, pero la capacidad de volver a la superficie, flotar y nadar hasta donde pueda pararse o agarrarse a algo puede salvar una vida.

10 consejos que los padres deben saber si su hijo empezará clases de Natación

Natación Niños

1. Los niños no tienen realmente las habilidades cognitivas para aprender a nadar hasta que tienen alrededor de 4 años. Necesitan ser capaces de escuchar, seguir instrucciones y retener lo que han aprendido, y eso suele ocurrir alrededor de los 4 años, y algunos niños están listos un poco antes.

2. Dicho esto, las lecciones de natación entre 1 y 4 años pueden ser útiles. No sólo algunos niños simplemente están listos más temprano, los niños más pequeños pueden aprender algunas habilidades que pueden ser útiles si se caen al agua, como volver al lado de una piscina.

3. La piscina o la playa donde los niños aprenden debe ser segura. Esto suena obvio, pero la seguridad no es algo que se pueda asumir; es necesario que lo compruebes por ti mismo. El área debe estar limpia y bien mantenida. Debe haber salvavidas que no estén involucrados en la enseñanza (ya que los maestros no pueden estar mirando a todos en todo momento). Debe haber algo que marque las áreas de aguas más profundas, y algo que impida que los niños entren en esas áreas más profundas. Debería haber equipos de salvamento y primeros auxilios a mano, y reglas de seguridad publicadas.

aprender a nadar niños

4. Los maestros deben estar entrenados y titulados. De nuevo, esto suena obvio, pero no siempre es así. Los padres deben preguntar cómo se capacita y evalúa a los maestros, y si es bajo las directrices de una agencia como la Cruz Roja o algún estamento Gubernamental

5. La proporción entre niños y maestros debe ser apropiada. Preferiblemente, debería ser lo más baja posible, especialmente para niños pequeños y nuevos nadadores. En esos casos, el maestro o entrenador debe poder tener a todos los niños al alcance de la mano y poder observar a todo el grupo. A medida que los niños adquieren habilidades, el grupo puede crecer un poco más, pero nunca debe haber más de lo que el profesor pueda supervisar con seguridad.

6. Debe haber un plan de estudios y una progresión – y los niños deben ser colocados en base a su habilidad. En general, las clases de natación progresan desde acostumbrarse al agua hasta llegar a dominar las diferentes brazadas y estilos. Debe haber una forma clara de evaluar a los niños y un plan claro para que avancen en sus habilidades.

Niño nadando lecciones

7. Los padres deben ser capaces de observar al menos una parte. Deben ser capaces de ver por sí mismos lo que está pasando en la clase. No siempre es útil o conveniente que los padres estén presentes todo el tiempo, ya que puede distraer a los niños, pero usted debe ser capaz de ver por lo menos el comienzo y el final de una lección. Muchas piscinas tienen una ventana de observación o una cubierta.

8. Los dispositivos de flotación deben ser usados con cuidado. Existe un gran debate sobre el uso de «burbujas» u otros dispositivos de flotación para ayudar a los niños a aprender a nadar. Pueden ser muy útiles para mantener a los niños seguros al principio y ayudarlos a aprender la posición adecuada y la mecánica de las brazadas en lugar de nadar frenéticamente para mantenerse a flote, pero si se utilizan, las lecciones deben estar diseñadas para disminuir gradualmente cualquier dependencia de ellos.

9. El miedo al agua no es una razón para no tomar o dejar de tomar lecciones de natación. Es común y normal tener miedo al agua, y algunos niños tienen más miedo que otros. Aunque no quieras forzar a un niño a hacer algo que le aterroriza, tampoco es buena idea rendirse. Empieza de forma más gradual, con mucho refuerzo positivo. El profesor de natación debe estar dispuesto a ayudar.

10. El hecho de que un niño sepa nadar no significa que no pueda ahogarse. Los niños pueden cansarse, lastimarse, quedar atrapados, enganchados o desorientarse. Incluso los nadadores fuertes pueden tener problemas. Aunque las clases de natación ayudan a salvar vidas, los niños siempre, siempre deben ser supervisados alrededor del agua, y deben usar chalecos salvavidas para navegar y para otros deportes acuáticos.

Fuente: Dra. Claire McCarthy , Pediatra y Redactora Jefa de la revista Harvard Health Publishing

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *