¿Cómo jugar de Delantero en el Fútbol Actual?

Si te encuentras arriba, preparado para marcar goles y no hacer prisioneros, probablemente juegues de delantero. Aunque la posición puede parecer bastante sencilla (marcar goles), con todas las diferentes formaciones que existen, elegir un estilo de juego puede resultar confuso.

Como las responsabilidades de un delantero pueden cambiar de un equipo a otro, es importante saber cómo jugar para adaptarse al estilo de tu equipo. Sin embargo, hay algunos requisitos, habilidades y rasgos básicos que debes encarnar como delantero de tu equipo. Venir preparado con los tacos de mejor calidad para los delanteros es un ejemplo.

Tu principal deber es hacer que el trabajo defensivo del equipo contrario sea una auténtica pesadilla. Para ello, deberás tener en cuenta estos cinco consejos.

Cómo jugar de delantero en el fútbol

1. Marca goles, o inténtalo

No tiene que ser bonito y definitivamente no tiene que estar planeado. Te colocan en el campo para que estés lo más cerca posible de la portería defendida por tu adversario. Como delantero, estás en la mejor posición para marcar goles.

Aunque otras posiciones también pueden (y deben) marcar goles, los delanteros son los que normalmente marcan más goles.

Para marcar goles, tienes que ser persistente y, a veces, tienes que ser un poco monotemático y egoísta. Ser capaz de meter el balón en el fondo de la red te hará muy valioso para tu equipo. No les importará lo que pueda parecer.

Marcar no es fácil. Requiere estar en el lugar adecuado en el momento adecuado, y seguir con un tiro bien colocado. A menudo, tu disparo tendrá que tener una combinación de mucha potencia con una precisión perfecta.

Los delanteros son juzgados por el número de goles que marcan, al fin y al cabo. Por suerte, a ti no se te juzga por mucho más que eso.

2. Sé versátil en tu posición

No hay nadie más fácil de marcar que un delantero que se queda arriba esperando el balón. Como hemos dicho antes, haz que la defensa del equipo contrario lo pase mal.

Esto puede significar cambiar de posición o cambiar la zona en la que estás cubriendo. Si hay más de uno arriba o si cambias la posición de «diez», puedes confundir fácilmente a la defensa.

Sé activo como delantero y crearás muchas más ocasiones que si te quedas quieto. Recorre la línea de fondo, intentando encontrar huecos para recibir el balón y pasarlo.

Haz carreras por el campo en las que tus compañeros puedan enlazar contigo. No te desanimes si no se dan cuenta de tu carrera, o no pueden hacerte llegar el balón a tiempo. Sigue haciendo las carreras, ya que sólo hace falta una para patear el balón y crear un gol.

Cuando sea necesario, sigue la pista para recoger un pase de un centrocampista. Aunque lo mejor es que puedan bajar el balón hasta encontrarte, no todos los partidos son así. A veces tienes que retroceder un poco para recibir el balón, y luego trabajarlo hacia delante.

3. Sé la primera línea de defensa

Como primera línea de ataque, también eres el primero en llegar al balón para defender a tu equipo. Puedes presionar al equipo contrario y ayudar a tu equipo a defender. Presionar a la defensa les obligará a cometer errores.

Una transición rápida del otro equipo puede ser detenida fácilmente por ti. También estás en una gran posición para empujar al equipo hacia un lado u otro. Esto ayudará a tu equipo a dictar su forma defensiva.

Los delanteros perezosos no juegan a la defensiva, y son mucho menos activos para su equipo. El estilo de juego de alta presión de hoy en día, tan popular y exitoso en las ligas más altas, se basa en un delantero activo que presiona a la defensa cuando tiene el balón.

4. No te pillen en fuera de juego

Uno de los trucos que los defensores del equipo contrario intentarán tener contra ti es la trampa del fuera de juego. Presta siempre atención, mantente en movimiento y sé consciente de tu entorno. Hay formas de superar la trampa del fuera de juego, y tienes que ser experto en ello.

Si curvas tus carreras para que no vayan directamente a la portería, también puedes evitar la trampa del fuera de juego. Cuanto menos predecible seas, mejor.

5. Utiliza tus puntos fuertes para superar a los defensores

Esto puede significar que utilices tu fuerza real. Tal vez seas mucho más rápido que la mayoría de los demás en el campo. Sea lo que sea, conoce cuál es tu ventaja y juega con ella.

No tengas miedo de ser físico, utilizando tu brazo para superar a los defensores. Tampoco tengas miedo de ser un poco egoísta. A veces tienes que quedarte con el balón y probar tu tiro a puerta.

Jugar de delantero no sólo significa hacer lo que hace falta, sino también tener lo que hace falta.

Para poder realizar las tareas necesarias para ser un delantero eficaz, primero tienes que conquistar un conjunto de habilidades impecable.

He aquí algunos de los rasgos importantes que debes tener para rendir bien como delantero en el fútbol.

Rasgos de un buen delantero

1. Necesitas tener un buen disparo

Los delanteros tienen un trabajo. Chutar el balón al fondo de la red. Tienes que tener la capacidad de chutar y rematar, sobre todo cuando tu equipo está bajo presión. La supervivencia de tu equipo en un torneo puede depender únicamente de que remates el centro que llega.

También debes saber disparar utilizando varias partes del pie y del cuerpo, así como utilizar los dos pies con eficacia.

Tener un buen disparo es diferente a ser capaz de pasar bien el balón, y también es mucho más complicado que simplemente ser capaz de chutar el balón fuerte y lejos. Implica una combinación de potencia y precisión.

No hay mejor manera de mejorar en la posición de delantero que practicar. Para empezar, practica el tiro hacia una pequeña zona delimitada por conos. Primero debes trabajar la precisión, ya que es más difícil de perfeccionar que la potencia del tiro.

2. Tu primer toque es fundamental

Como lo más probable es que siempre tengas a alguien detrás, sobre todo cuando recibas pases, tienes que controlar bien tu juego de pies. Como delantero de calidad, tienes que ser capaz de recibir pases bajo presión.

Tu primer toque debe estar bien controlado, independientemente de si el balón viene por el aire o por el suelo.

Tu primer toque dicta tu siguiente toque y cómo resultará la jugada. Si puedes convertir tu primer toque directamente en un giro para estar de cara a la portería, aún mejor. No sólo debes tener un primer toque adecuado, sino que debe prepararte para un segundo y tercer toque de calidad.

Practicar el primer toque es relativamente sencillo. Puedes hacer que cualquiera te lance o patee el balón, tanto en el suelo como en el aire. Trabaja para colocar rápidamente el balón a tus pies con tu primer toque, utilizando varias partes de tu cuerpo.

3. Tienes que ser capaz de esquivar a los jugadores

Ser fuerte es sólo la mitad de la batalla. Necesitas tener los requisitos de habilidad necesarios para mantener a los defensores alejados de tu espalda y del balón. No sólo debes ser lo suficientemente fuerte como para mantenerlos alejados, sino que tu técnica de escudado debe ser impecable.

Lo último que tú o tu equipo queréis es que un defensa fuerte pueda meter la punta del pie en el balón y contraatacar. Como normalmente recibirás el balón con un delantero a tu espalda, tienes que ser capaz de escudar a los jugadores con eficacia, incluso si estás en doble fila.

Las oportunidades de subir el balón a un delantero a veces son escasas, dependiendo de cómo vaya el partido. Tu capacidad para posicionarte con el balón puede ser muy útil para el equipo, aunque no marques un gol.

Retener la jugada utilizando tu cuerpo da a tus defensores la oportunidad de descansar y reagruparse. Elimina la presión de tu propia portería, y da a algunos de tus otros jugadores la oportunidad de subir al campo para unirse al ataque.

Incluso si no puedes marcar un gol, proteger a los jugadores contrarios del balón ayudará enormemente a tu equipo. Al final, también contribuirá a tu capacidad de marcar goles.

4. Tienes que ser rápido

Aunque debes ser fuerte y bueno con el balón, ser rápido también te ayuda como delantero. Ser capaz de pasar a toda velocidad a los defensores y presionarlos es esencial para ser un delantero.

Aunque hay algunos ejemplos de delanteros fuertes y potentes que no son muy rápidos, como Olivier Giroud, la mayoría de los delanteros tienen mucha velocidad en su juego.

La velocidad te ayudará definitivamente en la posición, no sólo presionando el balón y yendo de un lado a otro, sino también en el ataque. Con la velocidad, puedes superar fácilmente a los defensores y superarles en la línea. También puedes simplemente llegar al balón más rápido que ellos.

En su mayor parte, o tienes el don de poder correr rápido o no lo tienes. Sin embargo, puedes entrenar para aumentar tu velocidad mediante ejercicios de carrera y calistenia.

5. No hay que tener miedo a los cabezazos

Algunos goles pueden venir de cabeza. Levantarse, superar a los jugadores en el balón y cabecearlo con precisión en la dirección correcta es muy importante en el remate de cabeza. La altura y la capacidad de salto no son los únicos requisitos para realizar un buen remate de cabeza.

Tu posición cuando llega un centro también es crucial. Aprender a cabecear el balón te servirá tanto en los centros de tus compañeros como en los saques de esquina y los tiros libres.

Te puede interesar…

Futbol sala niños las mejores bambas

Las Mejores Zapatillas de Fútbol Sala para Niños [rev. 2022]

El fútbol sala, como cualquier otro deporte, es una buena actividad para que tu hijo se incorpore y disfrute desde ...
Leer Más

Las Mejores Botas de Fútbol para Niños [2021]

No somos ajenos a los "y si" que nos nublan la mente por la noche sobre la infancia: las cosas ...
Leer Más

Las mejores zapatillas de fútbol para pies anchos [Rev. 2022]

Para otros deportes, puedes decidir tu calzado con la misma rapidez con la que eliges tus zapatillas de correr. Con ...
Leer Más

Grandes delanteros de la historia

Cristiano Ronaldo

Cristiano Ronaldo lleva jugando al más alto nivel del fútbol desde los 16 años. Ha jugado en algunos de los mayores equipos de fútbol del mundo, como el Manchester United, el Real Madrid y ahora la Juventus. También juega con la selección de Portugal.

Ronaldo es conocido por su gran capacidad de regate, su calidad de llegada a la portería y su presencia aérea.

Ha ganado casi todos los campeonatos importantes, como el título de la Liga, la Liga de Campeones y la Eurocopa con Portugal.

Lionel Messi

Cinco veces ganador del Balón de Oro, Lionel Messi es el gran argentino y del FC Barcelona. Es mágico con el balón, ya que tiene la capacidad de deslizarse a través de las defensas sin perder el balón. Tiene una capacidad de remate asombrosa, con su característica zurda que hace entrar el balón en la portería de forma rutinaria.

Messi ha jugado toda su carrera con el FC Barcelona en la Liga, contribuyendo con más de 400 goles para su equipo y contando.

Entre los entusiastas y aficionados al fútbol existe un amplio debate sobre quién es el mejor del mundo: Messi o Ronaldo.

Pelé

El gran Pelé, ya retirado, procede de Brasil y está ampliamente considerado como el mejor futbolista de la historia. Ganó 3 copas del mundo para Brasil en 1958, 1962 y 1970, y tiene el récord de goles para su país con 77 goles.

Pelé tenía una capacidad goleadora increíblemente alta, con una media de casi un gol por partido que jugaba.

Adepto a chutar y disparar con cualquier pie, Pelé es conocido por haber iniciado la frase por la que se conoce ahora el fútbol El Juego Bonito.

Diego Maradona

Diego Maradona es el segundo argentino de nuestra lista, e igualmente considerado como uno de los más grandes de la historia junto a Pelé. Ganador de la Copa del Mundo de 1986 y de la Bota de Oro, Maradona también tuvo una carrera histórica jugando en toda España.

Maradona jugaba un poco más profundo que los otros delanteros de nuestra lista, haciéndose cargo del juego gracias a su fluidez con los pases y regates. Como clásico número 10 en el campo, fue el juego completo de Maradona lo que le convirtió en el mejor.

Maradona llegó a entrenar a la selección argentina.

Conclusión

Desarrollar estos rasgos y tener en cuenta estos consejos puede ayudarte a mejorar como delantero. Antes de que te des cuenta, con un poco de práctica, serás el atacante goleador que siempre has soñado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *