¿Cómo hacer que los niños se interesen por el Deporte?

La actividad física es una de las partes más importantes de la salud, el bienestar y el aprendizaje de un niño. Ayudarles a incorporarla a su vida es una gran prioridad en la paternidad moderna – sin embargo, muchos padres están consternados al ver que su hijo o hija no está interesado en los deportes. En este artículo, ayudaremos explicando cómo hacer que su hijo practique deporte y se divierta haciéndolo.

Los Niños y El Deporte

porque los niños deben hacer deporte

Thomas Jefferson declaró que una persona de cualquier edad debería dedicar al menos dos horas al día al ejercicio, ya que «un cuerpo fuerte hace que la mente sea fuerte». Esto es aún más cierto cuando se trata de niños – no sólo los deportes infantiles mantienen los cuerpos jóvenes fuertes, sino que también ayudan a las mentes en crecimiento.

La principal forma de interacción de un niño con el mundo es a través del tacto físico y el juego. Los niños recogen cosas y las examinan con sus manos. Aprenden la estimulante sensación de correr y de estar sin aliento. Principios como el trabajo en equipo, la amistad y la diversión surgen naturalmente de estas actividades, y forman conexiones neuronales que contribuyen en gran medida al crecimiento emocional e intelectual del niño.

A medida que los niños se convierten en adolescentes, los deportes pueden asumir un papel mucho más serio con la introducción de equipos escolares. Mientras que algunos niños gravitarán hacia ellos naturalmente, otros pueden no mostrar mucho interés. Algunos otros pueden estar totalmente alejados de los deportes, lo que puede ser preocupante para los padres que quieren que tengan un medio para mantenerse en forma.

¿Por qué tantos niños pierden interés en los deportes?

Si es tan importante hacer que los niños se interesen por los deportes, ¿por qué tantos de nuestros niños pierden interés en ellos? ¿Por qué el setenta por ciento de los niños deciden abandonar los deportes organizados a la edad de trece años? Además, hay tantas formas diferentes de deportes que seguramente hay algo para casi todos los tipos de niños. ¿Por qué, entonces, parece que algunos niños nunca encuentran un deporte que les guste?

Hay muchas respuestas, pero parte del problema tiene que ver con la forma en que enmarcamos el deporte para nuestros hijos. Algunos niños se sienten presionados a practicar un deporte que no es necesariamente su vocación. Otros se sienten presionados a centrarse en un solo deporte, lo que puede ser limitante tanto física como socialmente si desean participar en varios diferentes.

deporte niños agua

Por otro lado, a veces olvidamos que los músculos, ligamentos y tendones necesitan periodos de descanso, especialmente en actividades de alto impacto como lanzar, correr y patear. Debemos recordar que los niños deben tomar descansos de los deportes si van a disfrutar de ellos.

Un factor común entre estos problemas es nuestra tendencia ocasional a olvidar que nuestros hijos son sólo eso: niños. Aunque debemos esforzarnos por enseñar virtudes como la concentración y la dedicación, también debemos recordar que la infancia es un tiempo libre eufórico en la vida humana. Es esa misma libertad la que permite a los niños explorar su mundo y descubrir sus pasiones, lo que resulta en un conjunto de intereses cultivados y la capacidad de disfrutar de diferentes actividades.

Un niño puede recorrer los diferentes intereses a un ritmo vertiginoso, lo que a veces puede hacer que los padres se sientan cómplices en la crianza de un diletante. Sin embargo, lo que perdemos de vista como adultos es la libertad infantil de explorar cada capricho y capricho que deleita los sentidos – y hay formas de alimentar esa hermosa curiosidad mientras se siguen impartiendo valiosas lecciones sobre el compromiso y el trabajo duro.

¿Cómo enganchar a sus hijos a los deportes?

Asegurarse de que su hijo incorpore de forma natural el ejercicio en su vida es una mezcla de varias cosas: dar el ejemplo, hacer deporte juntos, mantenerlo divertido y animar en lugar de forzar el deporte. Veamos cada una de ellas individualmente.

Niños no quieren deporte

Predicar con el ejemplo

Recuerda que los niños son esponjas que absorben su comprensión de la vida observando a sus padres. Esto puede ser tanto una bendición como una maldición. ¿Quién no ha oído antes la línea de «haz lo que yo digo, no lo que yo hago»? Si conduces como un maníaco o dejas la cocina desordenada, es muy probable que encuentres a tu hijo emulando el comportamiento más tarde.

Papá y Mamá jugando al fútbol con sus hijos

Del mismo modo, si su hijo te ve holgazaneando en el sofá viendo la televisión todo el día, entonces tendrá pocas razones para creer que el ejercicio es realmente una parte importante de la vida. Empiece a demostrar el valor de los deportes participando en ellos usted mismo.

Hay muchas maneras de demostrar esta relación con los deportes, y la mayoría de ellas le beneficiarán tanto a usted como a su hijo. Únase a un equipo de kickball después del trabajo. Salga a correr. Únase al gimnasio local. Tal vez incluso saque la vieja raqueta de tenis o los patines para hielo. Hay deportes como el fútbol, el frisbee, el baloncesto, el béisbol, el softball y muchos más que ofrecen juegos para aquellos que quieren participar en deportes informales.

Hacer deporte juntos

No hay nada tan americano como lanzar una pelota de béisbol con tu hijo, pero los beneficios de hacerlo van mucho más allá del tiempo de calidad que pasamos juntos.

La tendencia de un niño a asociar los deportes con la diversión comienza con usted, el padre. Debido a que un niño forma su idea de normalidad observando sus comportamientos, imparta la importancia de los deportes en ellos haciendo actividades atléticas divertidas juntos.

Enséñele a su hijo a montar en bicicleta, y luego dé un paso más yendo juntos a pasear en bicicleta. Esto puede ser tan simple como un paseo por la calle o tan aventurero como atravesar el bosque en bicicleta de montaña. Consigue un aro de baloncesto y enséñales los fundamentos del regate y el tiro. Si prefiere ir al gimnasio, lleve a su hijo con usted y encuentre actividades divertidas para que participe.

Es normal introducir a sus hijos en los deportes que más le gustan. Sin embargo, a medida que pase el tiempo, preste mucha atención a su hijo y observe si parece que se está divirtiendo. Es muy posible que su deporte favorito no les interese en absoluto, y eso está muy bien – simplemente esté preparado para aceptarlo y pasar a otra opción. Intente introducirlos a muchos deportes diferentes y vea si se inclinan naturalmente hacia uno.

Hazlo divertido y ameno

A nadie le gusta una tarea. Así como los niños aprenden que los deportes son importantes viendo a sus padres participar en ellos, también aprenden que los deportes son divertidos viendo a la gente divertirse mientras los practican.

Cuando le enseñe a su hijo el baloncesto, el béisbol o cualquier otro deporte, resista la tentación de aplicar demasiada presión. En lugar de eso, manténgalo ligero y tenga sentido del humor sobre todo. Un niño no tendrá interés en aprender la técnica de tiro adecuada si no disfruta primero del juego – así que asegúrese de que se divierte antes que nada.

Deporte con niños

Aquí hay algunas formas de hacer que los deportes sean divertidos para los niños:

1. Haz tus propios minijuegos con los deportes.

Por ejemplo, imagina que estás jugando al baloncesto con tu hijo de seis años. Observas que disfruta lanzando la pelota hacia arriba lo más alto que puede y luego corre para atraparla antes de que rebote. Esperabas que ya estuviera aprendiendo a lanzar saltos desde la línea de falta, pero ese sueño no parece estar dando resultado.

No le obligues a dejar de hacer lo que le parezca divertido, en vez de eso, sé creativo y mira a ver si puedes formar tu propio minijuego especial que los dos puedan disfrutar. Por ejemplo, ¿cuánto puedes contar entre que suelte la pelota y que la atrape? Tal vez puedas tener tu propio marcador de carreras. Esto refuerza la idea de que los deportes son algo que se espera y que el objetivo principal es divertirse.

2. Haga que su hijo invite a sus amigos a hacer deporte juntos.

A los niños les encanta jugar entre ellos, y tener un grupo de amigos para que jueguen es una forma maravillosa de alimentar el amor por el deporte.

Piense en una manera de contribuir a hacer de su casa un buen sitio para una actividad que su hijo disfrute. ¿Hay un campo de fútbol cerca? ¿Tiene un patio que podría funcionar para el fútbol o el béisbol? ¿Tiene bosques donde podría construir senderos? ¿Es su entrada lo suficientemente grande para un aro de baloncesto, ya sea en el suelo o en un lado de su casa?

Cuando su casa es un lugar de encuentro para su hijo y sus amigos, hace que la práctica de deportes sea mucho más especial y memorable.

3. Manténgase positivo acerca de los deportes – no deje que se muestre la decepción.

Ningún niño quiere ser una decepción para un adulto. Asegúrate de mantenerte siempre optimista y animado acerca de los deportes. Sonríe frecuentemente y no dejes que el humor se oscurezca, ya que esto puede crear presión e incluso dejar una impresión negativa duradera en un niño. No querrás que asocien los deportes con ser una decepción para sus padres o su entrenador.

Intente decir cosas como, «parece que hoy te has divertido ahí fuera», o «lo único que me importa es que te esforzaste al máximo y te divertiste». Estas pequeñas afirmaciones crean la sensación de que los deportes no añadirán estrés a la vida, sino que serán un lugar para aliviarlo.

4. Recuerde que los niños tienen un período de atención corto.

No pienses que te vas a concentrar en una u otra actividad por mucho tiempo. Los niños se cansan de las actividades cuando se prolongan demasiado tiempo.

Para que su hijo se divierta, intente cambiar las cosas cada pocos minutos. No vaya a un partido de tenis esperando jugar los tres mejores de cinco sets – fije un objetivo y asegúrese de que no se convierta en una tarea para su hijo. Cuando note que empiezan a retrasarse o parecen aburridos, cambie a otra cosa como un cambio de ritmo.

5. No subestime el efecto «wow» de ver deportes juntos

¿Quién de nosotros no quiso jugar al hockey después de ver «Los Patos Poderosos»? Hay muchas películas de deportes que sirven para inspirar a los niños a probar algo nuevo. Ya sea el aura deslumbrante de las luces del estadio en un campo de fútbol o una historia sobre un jugador de béisbol, las películas de deportes pueden ser una forma divertida de captar el interés de su hijo.

niños haciendo deporte

Además, ir juntos a los juegos deportivos fomenta la unión y puede construir el deseo de formar parte de un equipo. Ve a un partido de baloncesto y diviértete viéndolo juntos. Cuantos más buenos recuerdos se asocien a un deporte, más probable es que su hijo quiera unirse a la diversión algún día.

Anime, no fuerce

Esto se relaciona con el intento de mantener la diversión deportiva en lugar de la tarea. Su papel para que su hijo se involucre en los deportes es enmarcarlos como diversión en vez de como una obligación más.

A la gente no le gusta ser mala en las cosas, y los niños no son una excepción. Si su hijo parece disfrutar de un deporte, anímelo diciéndole lo que hace bien. Incluso diciendo, «Me encanta la forma en que animas al equipo», estás haciendo más probable que se sientan positivos sobre su propia contribución.

Los niños y el deporte

Además, no se obsesione demasiado en empujar a su hijo a practicar los ejercicios repetidamente. Aunque sin duda querrá inculcarles la ética del trabajo, no pierda de vista el objetivo número uno: Deberían divertirse mientras hacen ejercicio.

Incluso si un niño trabaja duro y sobresale en un determinado deporte, cuando deje de ser divertido, es poco probable que continúe practicándolo. El objetivo aquí es a largo plazo: Quieres que los deportes formen parte de su vida no sólo como niños, sino también como eventuales adultos.

Los mejores deportes para los niños en edades específicas
Los niños disfrutarán de diferentes deportes a diferentes edades. Los bebés y los niños pequeños desarrollan sus habilidades motrices a través del juego, por lo que es importante proporcionarles juguetes para hacerlo. Entre las edades de uno y tres años, un triciclo es una gran introducción al movimiento y a la diversión autopropulsada.

Más allá de esos primeros años formativos, los deportes específicos serán apropiados para introducir a los niños. Veamos diferentes deportes para diferentes grupos de edad.

De tres a cinco años

Cuando su hijo es tan joven, los deportes organizados no suelen ser una opción viable. Use su creatividad y juegue muchos juegos diferentes. Lanzar y patear pelotas, jugar a la pelota y al escondite y correr son excelentes maneras de conseguir que asocien los deportes con la diversión.

porque los niños deben hacer deporte

No tenga miedo de usar este tiempo para introducir a su hijo en los deportes que podría practicar más tarde. Aprender a esquiar, jugar al baloncesto, columpiarse en el tee-ball o marcar un gol son excelentes maneras de despertar su interés en ciertas actividades.

De seis a nueve años

A esta edad, los niños entran en la escuela y se interesarán por nuevas experiencias y habilidades. La vida social es muy importante para los niños pequeños, así que pueden sentirse atraídos por los deportes que practican sus amigos. Jugar deportes es también una manera importante para que los niños desarrollen habilidades como la cooperación, la resolución de conflictos y ganar y perder con gracia.

Particularmente en los Estados Unidos, hay muchas opciones para que los niños se involucren en los deportes. Por ejemplo, algunos niños pueden sentirse atraídos por la gimnasia. Al ser un deporte mayormente individual, se suele enseñar en grupos que permiten mucha socialización. Los niños pueden saltar en trampolines, hacer volteretas, caer en pozos de espuma y mucho más, lo que hace que sea divertido para ellos.

deporte de equipo niños

Otro deporte apropiado para niños de seis a nueve años es el fútbol. Los grupos de fútbol a esta edad van desde los principiantes hasta las ligas juveniles. También hay deportes como el karate, la danza, el tenis, el patinaje sobre hielo y el esquí que los niños disfrutarán aprendiendo.

Asegúrese de que la liga a la que su hijo se incorpore sea divertida para él, y no olvide prestar mucha atención a si parece interesado en probar otros deportes.

De 9 a 12 años

Cuando un niño llega a la preadolescencia, comienza a desarrollar un sentido de independencia. La interacción social también es una alta prioridad, lo que significa que los deportes de grupo serán una buena vía para ellos.

El fútbol, el hockey, el béisbol, el baloncesto y otras ligas similares comenzarán a exigir un poco más de tiempo a los niños de esta edad. Espere pasar bastante tiempo llevando y trayendo a los niños a los entrenamientos y juegos, y aproveche la oportunidad para animarlos e involucrarse en el proceso.

Este es también un gran momento para introducir deportes que pueden o no ser parte del programa de su escuela. Actividades como la bicicleta de montaña, la escalada en roca, el esquí, el snowboard y el submarinismo pueden resultar atractivas para los niños más aventureros que necesitan una salida para su energía.

niñas y deporte

Adolescentes y mayores

Cuando su hijo llega a la adolescencia, su papel como padre o madre cambia ligeramente. Debido a que los adolescentes son mucho más independientes, es probable que dicten más de sus propias opciones en cuanto a los deportes.

Siga practicando el estímulo, el apoyo y la apertura. Si un equipo deportivo de la escuela secundaria está añadiendo más estrés que diversión a la vida de su hijo, es posible que quiera dejarlo. Aunque aceptar tal decisión puede ser difícil como padre, no olvide nuestro mantra: los deportes deben seguir siendo divertidos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *